La generación de la UE que duda

PARÍS – El contraste entre la Declaración Schuman de 9 de mayo de 1950, que lanzó el proyecto de unificación europea mediante la Comunidad del Carbón y del Acero, y el tremendo intento de salvar a Grecia y rescatar el euro del 9 de mayo de 2010 no podía ser más absoluto.

Naturalmente, en 1950 la Guerra Fría arreciaba y Europa estaba mentalmente centrada en la recuperación tras la segunda guerra mundial. Era urgente dar muestras de imaginación... y los puestos decisivos estaban ocupados por las personas idóneas. Jean Monnet, que inspiró el proyecto, era pragmático y audaz. Robert Schuman, que presentó la idea de la unificación a los dirigentes de Europa, estaba animado por una profunda fe cristiana que ayudaba a hacer milagros.

A épocas diferentes corresponden personas y espíritus diferentes. La sede del Colegio de Europa en Natolin, cerca de Varsovia, es un barómetro casi perfecto para poner a prueba la moral de Europa. Si las jóvenes minorías selectas que reciben formación en él con miras a ocupar cargos en las instituciones de la Unión Europea han dejado de creer en el futuro de la UE, algo en verdad muy grave está ocurriendo. Es que, si ellas no creen en Europa, ¿quién lo hará?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/7ArGTTm/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.