El juego de las culpas en Europa

Los líderes de la Unión Europea se acaban de reunir para ver cuáles son las lecciones de los fallidos referéndums sobre el Tratado Constitucional. Pero no tienen que ir muy lejos para encontrar a los culpables. En efecto, sólo tienen que mirarse al espejo y confrontar las consecuencias del juego deshonesto que han jugado durante demasiado tiempo.

A lo largo de los años, esos líderes quisieron cosechar los beneficios de las reformas y evitar la culpa, de manera que habitualmente dejaron que los funcionarios de la UE en Bruselas cargaran con los costos de medidas necesarias pero impopulares. Entonces se quejaban con sus pueblos de los "burócratas de Bruselas" y de su forma no democrática de proceder.

Pero estos líderes olvidaron que la gente podría en verdad creerles. Así, cuando los líderes de Francia y Holanda -totalmente en pro de la constitución- preguntaron a sus pueblos qué pensaban de la Unión, recibieron un claro eco de su propio mensaje: a la gente no le parecían las reformas y no le agradaban los "burócratas de Bruselas" con o sin constitución.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/hgY0FCF/es;