8

¿Por qué el efectivo sigue siendo necesario en Europa?

FRANKFURT – Los sistemas de pago en Europa se enfrentan a grandes cambios. La revolución digital ofrece medios cada vez más rápidos y más cómodos para liquidar operaciones. Aunque para algunos el dinero en efectivo parece no tener futuro, ignorar la importancia de los billetes y las monedas para la economía sería un error.

En los últimos años han proliferado opciones de pago alternativas al efectivo. Las tarjetas de crédito, las transferencias por Internet y los adeudos directos ya están consolidados. Actualmente, las soluciones de pago digital a través del teléfono móvil y los monederos digitales también están ganando terreno. Innovaciones potencialmente disruptivas como la tecnología de registros distribuidos (DLT) permiten vislumbrar cambios probablemente de gran calado.

Independientemente de estas opciones nuevas e incipientes, existen algunos estudios que abogan por eliminar el efectivo. Los partidarios de una sociedad sin efectivo suelen encuadrarse en tres grupos diferenciados.

El primero de ellos, el de los alquimistas, desea superar las restricciones que el límite inferior cero impone sobre la política monetaria. El segundo, los que defienden la ley y el orden, pretende eliminar el principal medio de pago utilizado para actividades ilícitas. Y el tercero, la alianza de empresas de tecnología financiera, augura importantes oportunidades de negocio con la eliminación de los elevados costes de almacenamiento, emisión y tratamiento de efectivo que el sector financiero afronta actualmente.