hedegaard10_Mark KerrisonIn Pictures via Getty Images_cop26 Mark KerrisonIn Pictures via Getty Images

La UE tiene que dar un paso adelante en Glasgow

COPENHAGUE – Tal vez el primer ministro británico Boris Johnson no le agrade a todo el mundo (especialmente a los líderes de la Unión Europea opuestos al brexit), pero el Reino Unido será el anfitrión de la última ronda de negociaciones por el cambio climático —la COP26, que tendrá lugar en Glasgow el mes que viene—, por lo que la UE debe dejar de lado sus problemas con Johnson y llegar preparada para trabajar.

Hasta ahora la historia de las conversaciones mundiales que formaron parte de la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático es una historia de dos ciudades europeas: Copenhague y París.

En 2009 los líderes del mundo y los negociadores de sus países se reunieron en Copenhague para cerrar un tratado integral que comprometería al mundo entero con acciones de largo alcance para evitar los peores estragos del calentamiento global; pero eso no ocurrió. Fueron demasiados los participantes (y emisores) de más peso que llegaron sin propuestas viables para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Los líderes de la UE quedaron esperando en los pasillos mientras Estados Unidos, China e India diseñaban un acuerdo no vinculante que dejó muchos problemas pendientes. Los representantes de los países más vulnerables observaron desesperados mientras sus intereses, una vez más, quedaban de lado.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/RGTEgVPes