Military Museum of Chinese People's Revolution China photos/Getty Images

El guardián del mundo libre

MADRID – La crisis financiera mundial, que comenzó hace ahora diez años, puso de manifiesto que la supervivencia a largo plazo del orden internacional propugnado por occidente no es inexorable. Hoy, se asume que si Estados Unidos pierde su puesto de potencia hegemónica en ese orden internacional, China se abrirá camino como nuevo líder mundial. Pero ¿cómo sería el orden mundial liderado por China?

Los acontecimientos sucedidos este verano dejan entrever la respuesta a esa pregunta. En junio, una sucursal de Repsol realizó perforaciones en el litoral del Mar del Sur de China perteneciente al área económica exclusiva de Vietnam. China no tardó en reaccionar. En primer lugar, canceló una reunión prevista con Vietnam sobre seguridad y amenazó con atacar su posición en las islas Spratly. Ante la imposibilidad de contar con el apoyo de EE.UU., Vietnam cedió ante China y ordenó a Repsol detener las excavaciones. Una victoria del poder sobre el Derecho.

En julio, antes de la reunión del G20 en Hamburgo, se dio a conocer la noticia de que el Premio Nobel de la Paz, Liu Xiaobo –a quien el gobierno chino tuvo detenido durante casi una década por sus llamamientos en favor de la democracia– tenía cáncer de hígado en estado avanzado. Liu solicitó permiso para recibir tratamiento en el extranjero pero el Gobierno chino le negó un tratamiento digno. Falleció muy poco después.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/jGBTXFU/es;

Handpicked to read next