3

por Alexander Livshits

La asimilación política y estratégica de Rusia con Occidente continúa a paso acelerado. Día con día las relaciones con la OTAN se fortalecen. La nueva orientación es irrevocable. Pero a pesar del precio que el presidente Putin está pagando en casa por sus políticas prooccidentales, las cuales no son tan populares en Rusia como lo son en Occidente, han surgido pocas recompensas económicas, sobre todo al tratarse de la Unión Europea (UE).

Sin duda parece que Europa no tiene ninguna prisa por mejorar el acceso que Rusia tiene a sus mercados. En mayo, durante la cumbre UE-Rusia, el presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, finalmente confirmó el estatus de "economía de mercado" de Rusia, una medida que debería haber mejorado el acceso de Rusia a los mercados europeos. Pero ahora parece poco probable que los Estados miembros de la UE aprueben individualmente esa designación antes del 18 de septiembre, algo que deben hacer si es que ha de ser aplicada.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/GWzGkLa/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.