Amordazados en nombre de la libertad

NUEVA YORK – Los actos terroristas pueden infligir daños terribles, pero no pueden destruir una sociedad abierta. Sólo quienes gobiernan nuestras democracias pueden hacerlo, al limitar nuestras libertades en nombre de la libertad.

Shinzo Abe, el Primer Ministro nacionalista de derecha del Japón, no necesita demasiado aliento para endurecer las leyes sobre secretos, conceder más poderes a la policía o volver más fácil la utilización de la fuerza militar. Las espeluznantes ejecuciones de dos ciudadanos japoneses atrapados por terroristas del Estado Islámico en Siria han brindado precisamente el aliento que Abe necesita para aplicar semejantes medidas.

Pero el Japón nunca ha sido un bastión de la libertad de expresión ni tampoco se esfuerza demasiado en demostrar que lo sea. Francia, sí. En eso consistió sin lugar a dudas la manifestación de solidaridad ante los ataques terroristas del mes pasado en París. De todos los países, Francia es el que más evitaría la trampa en que han caído otras grandes repúblicas occidentales que afirman ser un foro de libertad en el mundo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/KnMlYNf/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.