10

La malograda Estrategia Europea de Seguridad

MADRID – ¿Qué eco tiene una estrategia que se presenta cuando nadie escucha? La Unión Europea conocerá la respuesta a esta pregunta en junio, cuando Federica Mogherini, la Alta Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, desvele la esperada Estrategia Europea de Seguridad, mientras toda la atención se centra en el Reino Unido y el referéndum sobre su permanencia en la Unión Europea.

La UE está varada. Necesita desesperadamente un catalizador para recuperar dinamismo y el sentido de su existencia. La Estrategia podría servir de percutor, pero no si se lanza cuando está previsto.

En Estados Unidos, el presidente tiene la obligación de elaborar una estrategia de seguridad anual, mandato que suele cumplirse con cierta flexibilidad –Barack Obama sólo ha presentado dos estrategias en los últimos siete años–, y con un objetivo muy claro: establecer las prioridades de seguridad nacional de acuerdo con su administración y las circunstancias cambiantes del país.

La UE diseñó un enfoque más amplio. Su primera –y única– estrategia de seguridad, publicada en 2003, nació con vocación de perdurar, de sobrevivir a varias Comisiones. Hoy, la frase de apertura "Europa nunca ha sido tan próspera, tan segura ni tan libre” resalta su lamentable obsolescencia.