leonard45_Michael Kappelerpicture alliance via Getty Images_g7 summit Michael Kappeler/picture alliance via Getty Images

¿Puede el conflicto con Irán dividir a Occidente?

BERLÍN – Antes de la cumbre del G7 de este mes en Biarritz (Francia), todos se preguntaban quién sería más disruptivo: el presidente estadounidense Donald Trump o el primer ministro británico Boris Johnson. Pero el participante con más impacto fue alguien que ni siquiera estaba previsto que estuviera allí: el ministro iraní de asuntos exteriores Javad Zarif.

Si bien la cobertura mediática de la cumbre se centró en las guerras comerciales, los incendios en la Amazonia y el riesgo inminente de un Brexit sin acuerdo, es posible que el hecho más trascendente haya sido el debate sobre Irán. De la suerte que corra el acuerdo nuclear de 2015 puede depender no sólo que la región más combustible del planeta caiga o no en una carrera de armas nucleares, sino también la supervivencia de la alianza política occidental.

En Biarritz, el presidente francés Emmanuel Macron abrió la puerta a una distensión entre Estados Unidos e Irán. Y estos últimos días, los principales actores del drama iraní retrocedieron del borde del abismo. El Reino Unido liberó el buque petrolero iraní Grace 1 que había retenido en Gibraltar. Y lo más importante, Trump expresó voluntad de reunirse con el presidente iraní Hassan Rouhani, y llegó a insinuar que no se opondrá a que Irán reciba “un préstamo o línea de crédito a corto plazo”.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/93XthEses