Crisis y transformación

ANKARA – Se ha vuelto un cliché caracterizar a nuestra era como una de transformaciones múltiples y rápidas. No obstante, 2012 ha estado particularmente lleno de acontecimientos. No ha habido un solo día que no haya requerido una atención concertada y continua a crisis económicas, conflictos políticos y militares, levantamientos sociales, choque de culturas o problemas ambientales en algún rincón del mundo.

El vecindario inmediato de Turquía ocupó el primer lugar de la agenda política global en 2012 y así seguirá en 2013. Al norte de nosotros, Europa se encuentra en una encrucijada, pues atraviesa por un proceso de destrucción creativa, que potencialmente tendrá consecuencias de largo alcance más allá de los confines de la Unión Europea. Hacia nuestro sur, una búsqueda irreversible de dignidad, libertad, democracia y paz, está alterando el panorama político de la región.

Sobra decir que las medidas económicas por sí solas no pueden acabar con la crisis actual de la UE. Europa tiene que redefinirse a sí misma e identificar su misión nuevamente si es que quiere conservar su influencia geopolítica. La UE tiene que decidir si representa a una comunidad de valores o a una entidad estrechamente definida en términos geográficos cuyos impulsos excluyentes terminarán por erosionar su relevancia global.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/KVwXCzW/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.