La carrera de armamentos de Europa y Asia

Cuando se lanzó la unificación europea, se pensó que “una unión cada vez más estrecha” establecería una comunidad que protegería a los europeos del chantaje político. Ahora vemos que –aunque el embargo de armas de la Unión puede retrasarse gracias a las presiones de los Estados Unidos y por la agresividad de China- la Unión Europea se ha vuelto un simple instrumento para la corrupción, cuando Francia y China formulan planes de acción conjuntos.

La estrategia es sencilla e implacable. La mayor dictadura del mundo está preparándose para aplastar y ocupar la primera democracia china de la Historia: Taiwán. Para hacerlo, la República Popular necesita armas mucho más complejas que las que posee actualmente.

Naturalmente, los Estados Unidos no exportan esa clase de armas a China. De hecho, los EE.UU. están intentando disuadir a los gobernantes de China para que no lancen un ataque militar contra los demócratas de Taiwán, pero, si la UE llega a ofrecer a China alguna vez exportaciones en gran escala de sistemas de armamento potente y ofensivo, la capacidad militar del Ejército Popular de Liberación podría derrotar a las fuerzas de defensa de Taiwán. Más de 600 cohetes, ya desplegados en el continente, apuntan a ciudades y bases militares de la isla.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/YRp94Qt/es;