El año decisivo de Europa

BERLÍN – La crisis del euro, se dice, terminó. La calma ha regresado a los mercados financieros, en medio de promesas inquebrantables de parte de las autoridades de la Unión Europea -particularmente el Banco Central Europeo- de que se preservará la unión monetaria. Pero las economías del sur de Europa siguen deprimidas, y la eurozona en su totalidad padece un crecimiento estancado, una presión deflacionaria y, en los países en crisis, un desempleo persistentemente alto.

Como es de imaginarse, en vista de la evidente incapacidad de las autoridades de la UE para poner fin al malestar, muchos estados miembro están perdiendo la paciencia con la austeridad. De hecho, algunos países enfrentan una turbulencia política.

Cuando se produzca la agitación, probablemente sea generada -como sucedió con la crisis del euro- por Grecia, en donde se llevará a cabo una elección presidencial que, al parecer, tiene pocas chances de arrojar un ganador. Si el parlamento griego no elige un nuevo presidente por una mayoría de dos tercios en la tercera y última ronda la semana próxima, será disuelto y se llamará a una elección apresurada. El riesgo es que Syriza, un partido socialista de extrema izquierda, llegue al poder.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/0nP8PLp/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.