benami196_LUDOVIC MARINAFP via Getty Images_macronbalkansalbania Ludovic Marin/AFP via Getty Images

El precio de la fatiga causada por la expansión europea

PRISTINA – J.R. Seeley, el historiador inglés del siglo XIX, célebremente dijo: Gran Bretaña adquirió su imperio durante un momento de “arrebato de locura”. Lo mismo se podría decir de la Unión Europea posterior a la Guerra Fría. En cierto modo, la expansión de la UE más allá de su núcleo de Europa occidental ocurrió durante un arrebato de distracción posterior al colapso de la URSS. Ahora, hay un desgaste en el bloque.

Las fronteras de Europa siempre han sido flexibles en la mente de sus líderes. Para Charles de Gaulle, Europa incluía a Rusia hasta los montes Urales. En el año 2018, el actual presidente de Francia, Emmanuel Macron, propuso una definición más matizada, aunque a su vez también controvertida: una Europa de “círculos concéntricos”, donde cada círculo se traduce en un nivel diferente de identidad. Es una visión de una Europa de dos niveles en la que a los países de Europa oriental y sudoriental se los coloca en su lugar.

Si bien la idea de Macron nunca se convirtió en política oficial de la UE, refleja un mapa mental arraigado que devalúa a la periferia de Europa. Según la cosmovisión que prevalece actualmente en la UE, las periferias son importantes únicamente cuando el núcleo las necesita, o cuando se convierten en una amenaza para su seguridad.

To continue reading, register now.

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

Subscribe

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

https://prosyn.org/IbqSFtKes