singer190_Boris Roessler - Pool Getty Images_covid vaccine Boris Roessler/Pool/Getty Images

La ética de priorizar la vacunación contra el COVID-19

MELBOURNE – Ahora que se están lanzando las vacunas contra el COVID-19, los responsables de las políticas se enfrentan al interrogante de cómo distribuirlas de manera rápida y equitativa. Ha habido un amplio consenso en torno de que los trabajadores de la salud deberían ser los primeros en recibir la vacuna, porque son necesarios para salvar las vidas de quienes están enfermos por culpa del virus. Pero decidir quién viene a continuación ha dado lugar a un debate importante.

Un dato relevante es que la gente de más de 65 años tiene un riesgo mayor de morir como consecuencia del COVID-19 que la gente más joven, y que quienes tienen más de 75 años corren un riesgo aún mayor.

Otro dato relevante es que, en Estados Unidos y otros países, los miembros de las minorías raciales y étnicas desventajadas tienen una expectativa de vida menor que el promedio y que, por lo tanto, están sub-representados entre quienes tienen más de 65 años. Si le damos prioridad a la gente mayor, la proporción que pertenece a esas minorías será más baja que su proporción en la población en general. A la luz de las muchas desventajas que ya experimentan los miembros de esas minorías, suena injusto.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/NHp7EIies