Escape de Moscú

La caída del comunismo les dio a los países del ex bloque soviético la posibilidad de virar hacia la democracia, una economía de mercado y el estado de derecho. Algunos países cortaron lazos definitivamente con el pasado comunista; otros fueron menos exitosos; unos pocos fracasaron de manera catastrófica.

Moldavia y Georgia estuvieron en esta última categoría hasta hace poco. Sus fracasos económicos y políticos se debieron, en gran medida, a movimientos secesionistas –activamente respaldados por Rusia- que apuntaban a mantener a ambos países en la “esfera de influencia” del Kremlin. Cuando estallaron los conflictos sangrientos en Transnistria, Abjazia y Ossetia del Sur, Rusia transformó su presencia militar en “fuerzas de paz” como una manera de seguir ejerciendo el control.

Durante mucho tiempo se temió que estos llamados “conflictos congelados” de repente pudieran volverse calientes. No sólo esto no sucedió, sino que ahora se puede hablar de soluciones, ya que tanto Georgia como Moldavia empezaron a avanzar hacia una economía de mercado y hacia la democracia. La “política de vecindario” de la Unión Europea también ayudó.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/05BmWho/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.