0

El emprendedurismo como herramienta diplomática

WASHINGTON – Armenia y Turquía están en conflicto desde hace mucho tiempo. Divididos por un pasado trágico, los países vecinos no tienen vínculos diplomáticos y su frontera permanece cerrada.

A pesar de esto, en noviembre de 2014, un grupo de turcos viajó a Armenia al Startup Weekend (Fin de Semana de las Nuevas Empresas), un evento donde aspirantes a emprendedores ponen a punto sus ideas y las exponen ante inversores y expertos. En equipos mixtos, jóvenes armenios y turcos trabajaron juntos para crear nuevos emprendimientos. "No estábamos pensando en si éramos armenios o turcos -sólo en ser los mejores", observó un participante turco.

Ese sentimiento es exactamente lo que la gente que patrocinó el viaje -diplomáticos de Estados Unidos y la Unión Europea- anhelaba alcanzar. Durante décadas, se han esforzado por encontrar un terreno común para que armenios y turcos inicien un diálogo. Los tipos de personalidad, los valores y la determinación que tienen en común los emprendedores generaron una oportunidad.

El emprendedurismo se ha convertido en un catalizador para el progreso en situaciones igualmente espinosas a nivel mundial. El foco en la creación de empleo y de riqueza pasó a ser un "punto central" sobre el cual prácticamente todos los gobiernos pueden coincidir -o al menos encontrar pocas cosas con las cuales discrepar-. Eso lo convirtió en una herramienta útil para una nueva forma de diplomacia.