México da un giro

CIUDAD DE MÉXICO – Las instituciones estatales de México se han visto debilitadas por años de pugnas políticas y gobiernos divididos, que han entorpecido su capacidad para cumplir con sus obligaciones básicas respecto a los mexicanos: promover el crecimiento económico, crear empleos bien remunerados, proporcionar educación y servicios sociales de calidad, así como garantizar la seguridad pública. Sin embargo, esta situación está empezando a cambiar, gracias a que los líderes políticos de México se han unido para impulsar un nuevo programa de reformas.

En 2012, durante mi campaña presidencial, prometí que transformaría a México en un país más moderno, dinámico y competitivo, capaz de tener éxito en el siglo veintiuno. A fin de lograr esta meta, propuse contundentes reformas estructurales. Poco después de que los mexicanos me dieran el triunfo en las urnas, mi equipo se reunió con los líderes de las tres principales fuerzas políticas del país a fin de acordar un programa común de reformas y un marco colaborativo para llevarlo a cabo. El resultado fue un acuerdo político sobre un plan de acción claro y comprensivo que consta de 95 puntos, conocido como el "Pacto por México".

Entre los objetivos de dicho Pacto, se encuentran importantes reformas estructurales que fueron apoyadas por todas las partes cuando comenzó la actual administración. Un paquete de reformas educativas, ya aprobado por el Congreso, mejorará la calidad de la enseñanza y de la formación de capital humano a través de todo el país. Los maestros serán evaluados, las escuelas administradas con mayor autonomía, y el compromiso con la excelencia académica pasará a ser la piedra angular del sistema de educación pública.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/rxpAXZo/es;