La Ilustración en entredicho

Los debates enconados sobre religión y ciencia suelen ser propios exclusivamente de los Estados Unidos. Sin embargo, en los últimos meses esa clase de debates han empezado a extenderse... primero a Europa y después al resto del mundo. Al parecer, la ciencia está chocando con peligros políticos que no había afrontado desde antes de la Ilustración.

Europa inició su debate al estilo americano sobre los orígenes de la vida cuando el cardenal Christoph Schönborn de Viena emitió dudas sobre la aceptabilidad del darwinismo y la teoría evolucionista para las personas que se consideren católicos romanos fieles. El cardenal sostuvo que la evolución es la obra de Dios y que a esa luz y no otra se debe interpretar la teoría evolucionista.

Con la intervención del cardenal Schönborn, pareció que se había acabado de repente la paz entre la ciencia y la religión que en la vieja Europa había estado en vigor casi desde la Ilustración... y al menos desde el desalojo –históricamente conseguido a pulso– de la Iglesia fuera de la política a finales del siglo XIX y principios del XX. Se debe conceder prioridad a la verdad revelada –parecía decir el cardenal– sobre las verdades que la ciencia revela mediante la razón.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/OPREUyx/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.