6

Construir con los BRICS

MANCHESTER – Este año se celebra el 15 aniversario de los “BRICS”, el término que acuñé para poder referirse a las principales economías emergentes: Brasil, Rusia, India y China (Se agregó a Sudáfrica en el año 2010). Recientemente, mi breve paso por el Gobierno británico llegó a su fin, tras la conclusión de una revisión independiente sobre resistencia antimicrobiana (RAM) que había estado presidiendo. Mientras reflexionaba sobre qué hacer, yo no puedo sino volver al tema del aniversario. ¿Cumplieron las expectativas las grandes y prometedoras economías emergentes?

Tal vez la forma más sencilla de responder a esta pregunta se encuentra en mi trabajo sobre la revisión de RAM, misma que fue impulsado por el ex primer ministro británico, David Cameron, en el año 2014. El 21 de septiembre, hemos logrado una gran victoria: un acuerdo de alto nivel por parte de las Naciones Unidas sobre el tema.

Después de que se alcanzó el acuerdo, un equipo de la televisión alemana que ocasionalmente había dado cobertura a mi equipo y a mi persona mientras trabajamos para difundir conocimientos relativos a RAM me preguntó, mientras estamos en el aire en vivo, si el resultado era más importante que el concepto BRICS. Sin siquiera esperar a que les responda, declararon que, obviamente, sí lo era. Y tenían razón: ninguna economía, ya sea emergente o no, puede esperar tener éxito si está plagada de una amenaza para la salud tan grave e incontrolable como lo es RAM.

Pero hay más en esta historia: los BRICS son tan importantes para abordar RAM, como abordar RAM lo es para los BRICS. Suráfrica, para empezar, fue un participante clave que apoyó al Reino Unido en las discusiones sobre RAM en la reciente cumbre del G-20 en Hangzhou, China, y el tema no podría haber terminado en el comunicado de la reunión sin su apoyo.