Poner fin a la silenciosa guerra ruso-europea

Últimamente, ha habido poca confianza mutua entre los gobiernos de Rusia y la Unión Europea. Los políticos europeos vieron con escepticismo las recientes elecciones parlamentarias y presidenciales de Rusia. Las relaciones diplomáticas entre Gran Bretaña y el Kremlin se encuentran deterioradas desde el asesinato (supuestamente, por un agente ruso) de Alexander Litvenenko, un crítico del gobierno ruso, en Londres en 2006.

Esta falta de confianza supone una amenaza obvia al comercio y las inversiones entre Rusia y la UE. El comercio de Rusia con la UE entre enero y agosto de 2007 llegó a 173,3 mil millones de dólares, o un 51,6% de su volumen de comercio exterior. Más de la mitad de los productos rusos se venden en Europa, y dos de sus tres principales socios comerciales son europeos: Alemania, con un volumen de negocios de 31,9 mil millones de dólares, y Holanda, con 28,3 mil millones de dólares.

De manera similar, los países europeos representan un 75% de la inversión directa en Rusia. Gran Bretaña está en el primer lugar, habiendo destinado más de 15 mil millones en la primera mitad de 2007, a pesar del caso Litvinenko y la expulsión recíproca de diplomáticos durante este periodo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/dj5Q4ue/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.