0

El fin del déficit democrático del Islam

A pesar de ciertas señales alentadoras, es imposible ignorar el "déficit democrático" del mundo musulmán, sobre todo el de la zona árabe. Sólo uno de cada cuatro países donde hay mayoría musulmana tienen gobiernos electos democráticamente. Peor aún, la brecha entre los países musulmanes y el resto del mundo se está ampliando.

La democracia y la libertad se extendieron en décadas recientes en América Latina, Africa, Europa y Asia, pero el mundo musulmán sigue batallando. Según cálculos de la Freedom House, un grupo de análisis dedicado a dar seguimiento a la democracia en todo el mundo, el número de países "libres" aumentó en casi tres docenas en los últimos 20 años. En ninguno de ellos hay mayoría musulmana.

El mundo musulmán también ha notado este fenómeno. En el verano de 2002, un equipo de académicos árabes produjo el Informe sobre el desarrollo humano árabe a instancias del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y del Fondo Arabe para el Desarrollo Económico y Social. Ese informe describe a un mundo árabe que se está retrasando frente a otras regiones en asuntos clave como la libertad individual y la igualdad de las mujeres, así como en el desarrollo económico y social.

Ciertas tendencias, como el crecimiento demográfico de los jóvenes combinado con altas tasas de desempleo en ese grupo de edad (que llega al 40% en algunos lugares), ponen de relieve condiciones sociales potencialmente explosivas. El mundo árabe se enfrenta a problemas serios que sólo los sistemas políticos democráticos, más flexibles, pueden abordar.