KHALIL MAZRAAWI/AFP/Getty Images

Un nuevo enfoque para la crisis de refugiados de Oriente Medio y África del Norte

BEIRUT – El costo humano de la violencia en Oriente Medio y África del Norte (MENA) ha alcanzado proporciones históricas. Se estima que desde el año 2000, un 60% de las muertes relacionadas con conflictos mundiales han ocurrido en esta región, mientras que la violencia en Irak, Siria y Yemen sigue desplazando a millones de personas al año.

El reto ha sido intenso para los países que reciben a refugiados de estos conflictos. Según un informe de 2016 del Fondo Monetario Internacional, los estados de la región MENA fronterizos con zonas de conflicto de alta intensidad han sufrido un descenso anual del PIB de 1,9 puntos porcentuales en los últimos años, mientras que la inflación ha aumentado en un promedio de 2,8 puntos porcentuales.

Los grandes flujos de entrada de refugiados presionan a la baja los salarios en el país anfitrión, exacerbando la pobreza y elevando las tensiones sociales, económicas y políticas. Y, sin embargo, la mayoría de las estrategias de ayuda actuales apuntan a una asistencia de corto plazo, más que a una integración de largo plazo. Considerando la escala y duración de la crisis de refugiados de esta región, está claro que es necesario un nuevo enfoque que haga pasar el énfasis desde soluciones temporales a unas semipermanentes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/ze78x62/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.