El fin de la ocupación internacional

Es obvio que las ocupaciones político-militares y la supervisión internacional de un país nunca le resultan agradables a los pueblos que las sufren. Por un tiempo sonríen y las soportan, reconociendo a veces que la pérdida de soberanía es necesaria. Pero su tolerancia inevitablemente se desgasta, y rápido.

Hace poco, en Bucarest, yo discutía el papel de supervisión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en mi país, Albania, con un experto de ese organismo. Le sorprendió saber que el número de empleados de la OSCE en Albania es igual al de todo el personal que labora en la oficina central de la organización en Viena.

La magnitud de las operaciones de la OSCE en Albania no es lo que me molesta. Lo preocupante es que su misión parece ser permanente. En efecto, ¿quién habrá de decidir cuándo termina la misión de la OSCE en Albania?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/qjiM1Wv/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.