1

Suspender fondos a los contaminadores

BRUSELAS – Un antiguo proverbio chino dice: “cuando soplan vientos de cambio algunos levantan muros, pero otros construyen molinos de viento”.

Con las mismas palabras se clausuró la reunión en marzo del Parlamento del Clima, foro que tiene lugar en Bruselas y reúne legisladores de todo el mundo que están comprometidos con la lucha contra el cambio climático. Legisladores, representantes de Naciones Unidas y la Agencia Internacional de Energía (AIE) estuvieron de acuerdo en acabar con la dependencia de los combustibles fósiles como una de las medidas más urgentes para combatir efectivamente el cambio climático.

La voz del Parlamento del Clima se une a las de un creciente grupo de actores influyentes que están hablando sobre la necesidad de limpiar nuestros hábitos en material de energía. Durante la reunión del Foro Económico Mundial que se llevó a cabo en enero en Davos, Lord Nicholas Stern, autor de un reconocido informe en el que se describen las medidas que debe adoptar el mundo para evitar un cambio climático desordenado, admitió que el planeta se estará calentando cuatro grados centígrados durante el presente siglo. Stern dijo que, en retrospectiva, su informe pudo haber insistido más en la necesidad de llevar a cabo acciones más enérgicas para evitar los riesgos catastróficos que supone este nivel de calentamiento.

Christine Lagarde, Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional, hizo suyas las ideas de Stern e hizo un llamado en favor de adoptar medidas más firmes en cuanto al clima para evitar que las próximas generaciones se “rosticen, tuesten, frían y asen”. Por su parte, el Presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, anunció que su institución dará prioridad a la lucha contra el cambio climático y se concentrará en promover, entre otras medidas, la eliminación de los subsidios que se conceden a la industria de los combustibles fósiles.