15

Exportar importa

CAMBRIDGE – ¿Debería la estrategia de desarrollo de un país prestar atención especial a las exportaciones? Al fin y al cabo, ellas no tienen nada que ver con la satisfacción de las necesidades básicas de la población, tales como educación, atención a la salud, vivienda, energía eléctrica, agua potable, telecomunicaciones, seguridad, recreación y el estado de derecho. Por lo tanto, ¿por qué dar precedencia a la satisfacción de necesidades de distantes consumidores extranjeros?

Esto, en síntesis, es lo que desean saber muchos opositores al libre comercio y a la globalización económica – y también muchos de tendencia derechista que creen que todas las actividades económicas deben ser tratadas por igual. Sin embargo, no hay respuestas correctas a preguntas equivocadas. Los gobiernos deberían enfocarse en las exportaciones precisamente porque les importa su población.

Para ver esto, empecemos por considerar en qué consiste la economía de mercado. Hay quienes dicen – entre ellos, el Papa Francisco – que es un sistema guiado por la codicia, en el que cada uno se preocupa tan sólo de sí mismo.

No obstante, la economía de mercado es un sistema en el que cada uno se gana la vida haciendo cosas por los demás; lo que ganamos depende de la forma en que los otros valorizan lo que hacemos por ellos. La economía de mercado nos obliga a preocuparnos de las necesidades de los demás, puesto que son esas necesidades las que constituyen la fuente de nuestra subsistencia. En cierto sentido, una economía de mercado es un sistema de intercambio de regalos; el dinero meramente lleva la cuenta del valor de los regalos que nos hacemos unos a otros.