0

El fortalecimiento de Europa

EMBARGO, 1° DE OCTUBRE DE 2007

A menos que cambien de opinión en el último momento, los jefes de Estado europeos aprobarán este mes un nuevo acuerdo para reforzar la maquinaria de la política exterior de la Unión Europea fortaleciendo el papel del Alto Representante de la UE. Hacia tiempo que se necesitaba esta reforma.

Actualmente, el presupuesto del Alto Representante es menor de lo que gasta la Comisión Europea en la limpieza de sus oficinas en Bruselas. Con sólo 500 empleados y un puñado de representantes en el extranjero, un aparato de política exterior que debe encarnar la voluntad de los 27 gobiernos de la UE tiene menos recursos y personal que la mayor parte de los países africanos pequeños.

Esto deberá cambiar cuando se nombre a un nuevo jefe de la política exterior que se haga cargo de las políticas de comercio exterior, defensa y ayuda de la UE. Pero esta positiva innovación institucional no responderá a una pregunta más fundamental: ¿es serio el propósito de la UE de tener una política exterior coherente y vigorosa?