0

Egipto, Jordania piensa en ti

AMÁN.– El comportamiento de la Corte Real Jordana en los días siguientes al anuncio oficial de la victoria en la elección presidencial egipcia de Mohamed Morsi, miembro de los Hermanos Musulmanes, relata una historia intrigante. Inicialmente, el rey jordano Abdalá II, dudó antes de firmar una ley electoral largamente anhelada. Luego de esto llegaron la aprobación de la ley, un pedido para su revisión, y una reunión oficial sorpresa con el líder de Hamás.

Durante el año pasado, el rey Abdalá se mantuvo firme sobre la necesidad de elecciones libres y justas en Jordania, a más tardar, a fines de 2012. Se adoptaron cambios constitucionales. Se creó por ley una comisión electoral independiente. Y un respetado jurista jordano que se había desempeñado como juez en la Corte Internacional de Justicia recibió una reprimenda por demorar la aprobación de la ley.

¿Por qué entonces esperó el rey durante cuatro días para firmarla luego de su aprobación por ambas cámaras del parlamento?, ¿y por qué pidió cambios inmediatamente?

La ley, que establece fundamentalmente un sistema mayoritario basado en distritos uninominales, en el cual solo 17 de los 140 miembros del parlamento deben ser elegidos según listas partidarias nacionales, fue aprobada por el senado jordano tan solo horas antes de que la comisión electoral independiente egipcia declarase ganador a Morsi. Las personas con quienes hablé en el gobierno y el palacio jordanos dicen que habían creído que el puesto sería para el último primer ministro de Mubarak, Ahmed Shafik.