Un general genial

WASHINGTON, DC – Si Ariel Sharon no se hubiera dedicado nunca a la política, seguiría siendo mundialmente famoso como comandante y táctico militar. En los dos papeles fue extraordinario, porque sus métodos divergían de los usos militares normales incluso en el original ejército israelí.

Pensemos en la guerra de Yom Kippur. El 16 de octubre de 1973, diez días después de que el ejército de Egipto sorprendiera a los israelíes cruzando el canal de Suez, Sharon convirtió la derrota en victoria al dirigir sus tropas al otro lado del canal por un estrecho espacio abierto en el frente egipcio. Los israelíes se extendieron rápidamente por la retaguardia de los egipcios, desbarataron las baterías antiaéreas y bloquearon las rutas de abastecimiento y refuerzos.

Al cabo de seis días, el Presidente de Egipto, Anwar Sadat, tuvo que suplicar un cese del fuego inmediato e incondicional: tantas unidades egipcias habían quedado aisladas, destrozadas por los ataques aéreos, atacadas o totalmente rodeadas, que no quedaban fuerzas importantes para detener el avance de los israelíes... ni siquiera para proteger el camino a El Cairo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/9GJHdFY/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.