0

La educación de Europa

La educación ha desempeñado un papel muy importante en la eliminación de las divisiones de Europa. Hace cuatro decenios, Charles de Gaulle y Konrad Adenauer aprobaron la creación de nuevos libros de texto que usarían los niños de los dos países para contribuir a la eliminación del antagonismo franco-alemán.

Los imperativos actuales exigen la misma utilización dinámica de la política educativa. Con la adhesión en mayo de los diez Estados candidatos de la Europa central, oriental y meridional, la Unión Europea será más diversa política, económica y socialmente que nunca, lo que sin duda entraña nuevas oportunidades, pero también nuevos riesgos. Como una Unión ampliada será realidad dentro de tan sólo dos meses, es esencial formular conceptos para la comprensión cultural que contribuyan a una integración lograda de los nuevos miembros.

Erdogan

Whither Turkey?

Sinan Ülgen engages the views of Carl Bildt, Dani Rodrik, Marietje Schaake, and others on the future of one of the world’s most strategically important countries in the aftermath of July’s failed coup.

Algunos valores, abrazados desde hace mucho por la Unión, han de ser relativamente fáciles de transmitir. Hace un decenio, con el Tratado de Maastricht, los miembros de la UE acordaron respetar la historia, la cultura y las tradiciones de todos los pueblos que la constituyen. El proyecto de constitución que recientemente no llegó a obtener la aceptación en la primera ronda de negociaciones no sólo promete el respeto del patrimonio histórico-cultural; también obliga a la Unión a proteger, mantener y desarrollar activamente la riqueza de la diversidad cultural y lingüística de Europa.

Pero, sólo si las diversas culturas que la constituyen no se cierran unas a otras, llevará a cabo Europa esa tarea con éxito. En una Europa móvil y abierta, no puede haber valladares contra las culturas extranjeras; no se puede evitar el contacto. Hay que vivir la diversidad, lo que significa afirmar la singularidad propia y aprender a aceptar otras mentalidades dentro y fuera de nuestras regiones. Goethe habló ya de ello en su obra dramática Torquato Tasso , cuando gritó: "¡Comparaos! ¡Descubrid lo que sois!"

En realidad, sólo si están abiertos a lo extranjero, conseguirán los europeos construir la Europa más amplia. La xenofobia es señal de una educación equivocada: una expresión de estrechez mental e incapacidad para ponerse en el lugar de los otros. Así, pues, en lugar de lanzarnos a una búsqueda de la identidad europea, deberíamos acordar objetivos educativos comunes para aumentar la comprensión por parte de todos los europeos de los "otros", sus hermanos en Europa.

Una sed de saber, un deleite en la relación con el mundo y la empatía con personas de culturas diferentes son cualidades que pueden preservar la diversidad en la unidad y la unidad en la diversidad. Lo mismo es aplicable a la virtud de la tolerancia y al multilingüismo. Sólo quienes estén familiarizados con la historia europea y entablen un debate con los países candidatos sobre lo que es y debe ser Europa podrán colmar el abismo que separa las diferentes culturas y religiones.

Para ello se requieren capacidades críticas y la capacidad para tolerar las críticas. Además, los Estados miembros actuales de la Unión no sólo tendrán que poder tolerar las críticas de la civilización europea por parte de los europeos centrales, orientales y meridionales, sino que, además, deberán tener en cuenta dichas críticas en sus reflexiones para formular su política.

Una educación lograda nos enseña a tratar a los otros con dignidad, independientemente de su religión, raza, origen o sexo. Un elemento importante de una educación lograda es la voluntad de ser tolerante con los otros. Psicológicamente, esa virtud entraña la capacidad para ponerse en el lugar de los otros.

La comunicación entre miembros de culturas diferentes fracasa con tanta frecuencia, porque sabemos demasiado poco unos de otros. Se dice que los viajes ensanchan la mente, pero, para que así sea, es necesario algo más que cambios frecuentes de lugar. Para entender profundamente cómo perciben el mundo las personas de otras culturas, lo que se necesita es saber cómo viven y experimentan la vida.

Una nueva forma de expresarlo sería la siguiente: el multilingüismo ensancha la mente. El lenguaje no es un simple medio de comunicación. El lenguaje es cultura. La propia cuestión de los estados de ánimo, las características y las circunstancias para cuya expresión dispone de palabras una lengua nos revela algo sobre las peculiaridades culturales.

Permítaseme señalar aquí, en el caso de la lengua alemana, Weltshmerz , Weltgeist, Zeitgeist , Schadenfreude , Realpolitik o Bildung , palabras, todas ellas, que no tienen equivalentes en otras lenguas. Además, al aprender una lengua extranjera, adquirimos una nueva comprensión de la nuestra. Ahora bien, lo más importante es que la lengua propicia el acceso a la otra cultura. Se deben atender y examinar en serio las peticiones de asistencia a una escuela extranjera -durante al menos un año, de ser posible- como parte de un futuro programa europeo de estudios.

Support Project Syndicate’s mission

Project Syndicate needs your help to provide readers everywhere equal access to the ideas and debates shaping their lives.

Learn more

Naturalmente, no se puede ordenar por decreto, como los impuestos, el multilingüismo, la empatía, la tolerancia y la adquisición de conocimientos sobre las culturas extranjeras, pero el Estado puede -y debe- organizar una buena educación ética y política que brinde a los jóvenes la oportunidad de relacionarse con los otros y reconocer y aceptar su igualdad. La democracia liberal, en su búsqueda de una mentalidad cívica, depende de personas e instituciones que puedan guiar con su ejemplo, sus creencias y su concepción del mundo.

Una y otra vez a lo largo de nuestras vidas, debemos forzarnos a tolerar opiniones y comportamientos que parecen contrarios a los nuestros. Para ello, el único sostén es la educación. El actor y escritor Peter Ustinov concibió una imagen gráfica al respecto: "La educación es importante, en particular para desmontar prejuicios. No podemos dejar de estar presos en nuestra mente, pero lo menos que podemos hacer es procurar que la celda esté amueblada de forma decorosa".