7

Triangular el Brexit

BRUSELAS – Más de 100 días después de que el Reino Unido votara por un estrecho margen a favor de abandonar la Unión Europea, todavía no está para nada claro qué acuerdo regulará el comercio a través del Canal después del Brexit. Las discusiones políticas tienden a girar alrededor de tres cuestiones clave: los controles inmigratorios, el acceso al mercado único y los derechos de establecimiento para los servicios financieros. ¿Qué equilibrio deberían alcanzar los líderes europeos?

Muchos en Gran Bretaña saben exactamente lo que quieren: imponer controles al movimiento de trabajadores desde el resto de la UE, protegiendo así el mercado laboral interno, pero sin perder acceso al mercado único o a los derechos de establecimiento, que les permiten a las empresas británicas vender sus servicios financieros en el continente. Después de todo, ese fue el tipo de acuerdo que muchos líderes de la campaña "Leave" (Irse) prometieron antes del referendo de junio.

Pero la promesa de los defensores del Brexit sigue siendo una expresión de deseo. Como señaló el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, el acceso al mercado único está inexorablemente asociado al movimiento libre de las personas. Por cierto, él llegó a ofrecer enviarle a Boris Johnson, el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, una copia del tratado de Lisboa, donde se estableció ese vínculo.

Esto puede sonar legalista y, en verdad, refleja motivaciones políticas. Pero los principios económicos básicos implican que el movimiento libre es cuando menos tan importante como el libre comercio.