Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

gerlach9_Ralph OrlowskiGetty Images_eurozone Ralph Orlowski/Getty Images

No es momento para la flexibilización cuantitativa en Europa

ZÚRICH – En momentos de veloz deterioro de las expectativas económicas en la eurozona, muchos esperan que en su próxima reunión del 12 de septiembre, el Banco Central Europeo anuncie un sólido paquete de medidas de estímulo adicionales. Pero aunque la política monetaria del BCE no ha sido en general suficientemente expansiva (lo que se refleja en una inflación sistemáticamente inferior a la meta en la eurozona), ahora no es buen momento para la adopción plena de una política laxa, incluido un regreso a la flexibilización cuantitativa (FC).

En primer lugar, la economía de la eurozona está mucho mejor que en marzo de 2015, cuando el BCE introdujo la FC. En comparación con aquel momento, el índice compuesto de los gerentes de compras de la eurozona (un importante indicador de la actividad empresarial) está un poco más alto. También han aumentado la inflación general y la inflación núcleo, lo mismo que las expectativas de inflación de los hogares y el indicador de sentimiento económico de la Comisión Europea. Además, los tipos de interés a corto y largo plazo y los intereses bancarios están en niveles mucho más bajos, y hay un crecimiento del crédito más sólido. Con estos datos, es difícil dar argumentos convincentes para la FC.

Es verdad que las mediciones de expectativas de inflación basadas en el mercado han colapsado; pero eso es parte de un fenómeno global, que seguramente no dice mucho sobre las condiciones en la eurozona. Además, hay una variedad de problemas relacionados con las primas de riesgo que dificultan la interpretación de esos indicadores. De modo que no sorprende que las encuestas sobre expectativas de inflación de los hogares y de las empresas sean predictores más exactos de los niveles reales de inflación. Puesto que las mediciones basadas en el mercado hoy se contradicen con la mayoría de los otros datos económicos clave, no habría que darles demasiada importancia.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/LnwEOHnes;