6

Los ensayos de Europa mediante crisis

BERLÍN – Hace unos 2.500 años, el antiguo filósofo griego Heráclito concluyó que la guerra es el padre de todas las cosas. Podría haber añadido que la crisis es la madre.

Afortunadamente, la guerra entre las potencias mundiales ha dejado de ser una opción realista, por la amenaza de destrucción nuclear mutua, pero las crisis internacionales importantes, como, por ejemplo, la actual crisis financiera mundial, siguen con nosotros… lo que tal vez no sea malo.

Como en la guerra, las crisis alteran fundamentalmente el status quo, lo que significa que brindan una oportunidad –sin la fuerza destructiva de la guerra– para el cambio que en tiempos normales apenas es posible. Para superar una crisis es necesario hacer cosas que antes apenas resultaban concebibles, por no decir inviables.

Eso es lo que ha ocurrido a la Unión Europea a lo largo de los tres últimos años, porque la crisis financiera mundial no sólo ha sacudido a Europa hasta sus cimientos, sino que, además, ha adquirido tales proporciones, que puede acabar con ella.