Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

gros126_MicroStockHub_getty images_eu flag coins MicroStockHub/Getty Images

La obsesión del BCE con la deflación

BRUSELAS – Los bancos centrales apuntan a la estabilidad de precios y, hoy, los precios son en general estables en gran parte del mundo desarrollado. Sin embargo, los banqueros centrales se declaran insatisfechos. Algunos responsables de políticas, principalmente en el Banco Central Europeo, hasta están preparando más medidas de estímulo destinadas a convencer a los mercados financieros de su voluntad de combatir la deflación. Pero esas políticas sobreestiman el riesgo de la caída de los precios.

Por empezar, los precios hoy no están cayendo; sólo están aumentando más lentamente de lo que les gustaría a los banqueros centrales. En la eurozona, por ejemplo, la inflación básica (que excluye los precios volátiles de la energía y los alimentos) ronda apenas el 1% anual, y los mercados esperan que se mantenga en ese nivel, en promedio, durante los próximos diez años.

El BCE considera que una inflación tan baja es totalmente inaceptable. Define la “estabilidad de precios” no como precios estables –es decir, que no cambian-, sino como una inflación interanual de la eurozona “por debajo, pero no cerca, del 2% en el mediano plazo”. De la misma manera, la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco de Japón tienen metas de inflación del 2%.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/MOTQV20es;