sinn105_DANIEL ROLANDAFP via Getty Images_ecb DANIEL ROLAND/AFP via Getty Images

El fin del "almuerzo gratis" de la UE

MÚNICH – Hasta hace poco, cuando había problemas en la eurozona, el Banco Central Europeo podía sencillamente imprimir dinero. Pero eso ya no es posible ante el actual proceso inflacionario, así que ha desarrollado un nuevo mecanismo de “antifragmentación” – el Instrumento para la Protección de la Transmisión (Transmission Protection Instrument, TPI) – para proteger a los estados miembros altamente endeudados en caso de que los costes de sus deudas (los rendimientos de sus bonos soberanos) se eleven mucho más allá que los de los estados miembros menos endeudados. En caso de necesidad, el BCE permutará bonos de los estados miembros con menores niveles de deuda por los de otros más endeudados en su cartera, reduciendo así el diferencial de tasas de interés entre ellos.

¿Y quién decidirá si existe la necesidad de emprender medidas de este tipo? Pues el mismo BCE.

El TPI es problemático por varias razones, no en menor medida porque los márgenes de las tasas de interés son parte integral del buen funcionamiento de una federación y un mercado de capitales.  Merece la pena considerar que mientras los diferenciales de rendimiento refieren a las tasas de interés nominales acordadas en el papel, estas no se pagan en caso de bancarrota.

To continue reading, register now.

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

or

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

https://prosyn.org/6RB73Oies