fighting ebola Marcus Dipaola/ZumaPress

Morir para vivir

FREETOWN, SIERRA LEONA – Yo era un joven médico asignado a la Unidad de Emergencias del Hospital de Niños Ola During, en Sierra Leona, cuando tuve que aconsejar a la madre de una niña gravemente enferma de malaria que dijera una mentira flagrante. Su hija Mariama, de cuatro años, necesitaba una transfusión de sangre para no morir, pero la madre no tenía dinero para pagar las pruebas de detección de infecciones y compensar al donante. Yo había visto a muchos niños morirse mientras sus padres buscaban desesperadamente los fondos necesarios.

Decidido a salvar la vida de Mariama, dije a la madre que volviera a casa y anunciara que su hija había muerto. Yo sabía que eso provocaría la compasión de sus parientes, que exprimirían sus magros recursos para garantizar un funeral adecuado. La mujer aceptó; seis horas después volvió al hospital con dinero suficiente para cubrir todo lo necesario: una transfusión y tratamiento para la malaria y los gusanos que infestaban el cuerpo de Mariama. Pocos días después, le di el alta, todavía débil, pero ya en recuperación.

La enfermedad de Mariama no impulsó a sus parientes a actuar, pero su muerte sí. Lo mismo ocurrió, en escala mucho mayor, durante la epidemia de ébola en África occidental.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/fSG1iR3/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.