Paul Lachine

La caída de la eurozona

NUEVA YORK – La crisis de la eurozona parece a punto de alcanzar el clímax: Grecia está al borde de la cesación de pagos y de una salida deshonrosa de la unión monetaria, mientras que Italia está al borde de perder acceso a los mercados. Pero los problemas de la eurozona no terminan allí. Son problemas estructurales que afectan gravemente a por lo menos otras cuatro economías: Irlanda, Portugal, Chipre y España.

Durante la última década, los países del grupo conocido como PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España) fungieron como principales consumidores de la eurozona, al gastar una cifra superior a sus ingresos y mantener un déficit de cuenta corriente cada vez mayor. Entretanto, los del núcleo de la eurozona (Alemania, los Países Bajos, Austria y Francia) fungieron como principales productores, con gastos inferiores a los ingresos y un superávit de cuenta corriente cada vez mayor.

Estos desequilibrios externos también se apoyaron en la fortaleza del euro desde 2002 y la divergencia de tipos de cambio reales y niveles de competitividad dentro de la eurozona. En Alemania y otros países del núcleo, el costo laboral unitario se redujo (porque los salarios crecieron menos que la productividad) y esto condujo a una depreciación en términos reales y a un aumento del superávit de cuenta corriente; mientras que en los PIIGS (y Chipre) ocurrió lo contrario y se produjo una apreciación en términos reales y un aumento del déficit de cuenta corriente. En Irlanda y España, el ahorro privado se derrumbó y la presencia de burbujas inmobiliarias impulsó el exceso de consumo, mientras que en Grecia, Portugal, Chipre e Italia, el factor que agravó los desequilibrios externos fue un déficit fiscal excesivo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/6uSsHIf/es;