0

Los fondos de los donantes son necesarios para remediar la pobreza, no para el Iraq

Los Estados Unidos quieren que el mundo haga promesas de contribuciones de miles de millones de dólares para la reconstrucción del Iraq en una reunión de donantes que se celebrará en octubre en Madrid. La respuesta del mundo debe ser un inequívoco "¡No!". La reconstrucción a largo plazo del Iraq no necesita una asistencia financiera extranjera. Lo que necesita es una solución política, que sólo será posible con la retirada del ejército estadounidense ocupante. Los miles de millones de dólares que los Estados Unidos pretenden conseguir deben ir destinados a afrontar las verdaderas emergencias mundiales, como, por ejemplo, la lucha contra el SIDA y el hambre.

Es probable que el Gobierno de Bush lanzara su guerra contra el Iraq porque se proponía hacer del país una nueva base de operaciones militares a largo plazo en la región del Golfo. Después de los ataques terroristas de septiembre de 2001, quería retirar las tropas de Arabia Saudita y es de suponer que eligiera el Iraq como su nueva base de operaciones a largo plazo. Ésa es -creo yo- la razón por la que los Estados Unidos se oponen tanto a un traspaso rápido de la soberanía a los iraquíes. Un Iraq de verdad soberano podría decir a los Estados Unidos que se retiraran del país.

Mientras los Estados Unidos sigan siendo una fuerza de ocupación en el Iraq, no es probable que haya estabilidad política en ese país. Sin estabilidad política también la recuperación económica del Iraq resulta improbable. Muchos iraquíes ven a los Estados Unidos como un ocupante colonial, razón por la cual es un objetivo para los ataques no sólo de los leales a Sadam Husein, sino también de los nacionalistas iraquíes de diversos tipos, como también de luchadores árabes procedentes de países colindantes.

Los ataques contra la ocupación estadounidense están destruyendo la economía iraquí, además de acabar con vidas humanas. Los atacantes han logrado detener la corriente de gran parte de las exportaciones de petróleo del Iraq. El oleoducto del Norte, en dirección a Turquía, ha sido bombardeado repetidas veces y funciona esporádicamente, cuando lo hace. Los yacimientos petrolíferos del Sur no disponen de electricidad suficiente para funcionar con toda su capacidad, porque la rejilla eléctrica es también el objetivo de repetidos bombardeos. De hecho, según se ha informado, el Iraq está bombeando de uno a dos millones de barriles de petróleo al día, en lugar de los de dos a tres millones que ese país podría conseguir rápidamente en circunstancias pacíficas.