¿Genética para el pueblo?

LONDRES – "Tú debes controlar tu información genética", declara un anuncio de la empresa estadounidense de pruebas genéticas directas al consumidor (DAC) 23andMe. En medio del furor actual sobre el espionaje electrónico, la noción de que cada uno tiene derecho a decidir quién puede acceder a sus datos personales es particularmente atractiva. Pero, en el mejor de los casos, sigue siendo dudoso si 23andMe practica lo que predica.

De hecho, incluso algunos "tecnolibertarios" (quienes creen que el gobierno no debe regular los nuevos avances en el campo de la biotecnología) han apoyado la decisión de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de EE.UU. (que se advierte en una mordaz carta de noviembre pasado dirigida a Anne Wojcicki, Directora Ejecutiva de 23andMe) de impedir que la empresa comercialice pruebas mientras no haya disponibles más análisis científicos. "Me gustaría poder argumentar que [la FDA] está obstaculizando arbitrariamente el espíritu de iniciativa e innovación con sus medidas contra 23andMe", escribió Matthew Herper en Forbes. "Quisiera que fuera la historia que voy a escribir, pero no lo es."

Según la FDA, la comercialización por parte de 23andMe de un Servicio de Genoma Personal (SGP) no autorizado viola las leyes federales, ya que transcurridos seis años la empresa aún no demuestra que las pruebas funcionan realmente.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/8ek4eX3/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.