khrushcheva116_Alex WongGetty Images_mitchmcconnellrepublicans Alex Wong/Getty Images

El silencio de los corderos republicanos

NUEVA YORK – En los años 1960, el poeta disidente Alexander Galich escribió sobre la complicidad muda de los apparatchiks soviéticos en los crímenes de Joseph Stalin, especialmente las Grandes Purgas en las que millones de personas fueron detenidas o murieron en el Gulag. “Quienes se callaron se convirtieron en jefes, porque el silencio es oro”, escribió Galich. “Quédense callados y estarán arriba”.

Nunca habría imaginado que esas líneas también pudieran resonar en Estados Unidos. Pero el presidente Donald Trump ha cambiado la percepción general de lo que es posible.

Aún si la presidencia de Trump se acelera rápidamente al abismo, los principales líderes del Partido Republicano se han mantenido mayormente en silencio. Entre ellos está no sólo el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, y el senador Lindsey Graham, sino también el ex presidente George W. Bush, James Baker y Dick Cheney. Su lealtad a los “valores republicanos” enquistados desde la época de Ronald Reagan –bajos impuestos, una regulación ligera y conservadurismo social- los ha convertido en cómplices en el daño que la administración Trump le está infligiendo a Estados Unidos y al mundo.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/RlMI8CKes;