0

No cerrar las puertas a África

VIENA- En estos días, un dólar no llevará muy lejos en una economía rica, pero en un país pobre como aquel del que provengo, Sierra-Leone, hasta medio dólar puede salvar una vida o alimentar a toda una familia. Cada centavo invertido en África cuenta hoy en día para asegurar el futuro del continente.

La opinión de los expertos es unánime: la crisis financiera, alimentaria y energética golpeará con fuerza a "los mil millones de abajo", los más pobres de 60 países que sobreviven con cerca de un dólar al día. Debido a la crisis, es posible que muchos países africanos no puedan cumplir el plazo de 2015 de reducción de la pobreza para la Meta de Desarrollo del Milenio.

El continente ha logrado importantes avances socioeconómicos en la última década. Lo he visto por mi mismo durante viajes recientes a Benin, Ghana, Etiopía, Egipto, Namibia, Nigeria, Senegal y Sudáfrica. Entre estos avances se pueden mencionar: reformas de libre mercado, liberalización de las economías, la constante introducción de ambientes de estímulo a los negocios, fortalecimiento de las mujeres, educación. Sin embargo, la mayoría de estos avances hoy está en serio peligro.

La crisis financiera ha significado un duro golpe para las remesas. Los migrantes están perdiendo sus empleos o esforzándose mucho por reservar algo de dinero para sus parientes de sus países de origen. La última perspectiva económica global del Banco Mundial sugiere que las remesas caerán de un 5% a un 8% este año.