0

No hay que perder a Ucrania

WASHINGTON, D.C. – La visita de la Secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hillary Clinton,  los días 4 y 5 de julio brinda una importante oportunidad para tranquilizar a los ucranianos, en el sentido de que los EE.UU. siguen comprometidos con la soberanía y la evolución democrática de Ucrania.

Esa señal reviste importancia decisiva, porque la independencia de Ucrania, que tanto costó conseguir, y su capacidad para mantener lazos más estrechos con las instituciones euroatlánticas están amenazadas. Muchos ucranianos tienen la sensación de que los EE.UU. –la mayoría de Occidente, de hecho– han perdido las esperanzas respecto de su país.

Cuando Viktor Yanukovych fue elegido Presidente el pasado mes de febrero, muchos ucranianos abrigaban la esperanza de que su victoria pusiera fin a cinco años de luchas políticas intestinas durante el gobierno del ex Presidente Viktor Yushchenko y propiciara una mayor estabilidad, reformas y unidad nacional.

Esas esperanzas han resultado ilusorias. En lugar de brindar una mayor estabilidad, Yanukovych ha aplicado unas políticas que han exacerbado las tensiones internas y han preparado el terreno para que Ucrania vuelva a la órbita política y económica de Rusia.