No cuenten con la gobernancia global

CAMBRIDGE – Todos coinciden en que la economía mundial está enferma, pero el diagnóstico aparentemente depende del rincón en el que nos toca vivir.

En Washington, los dedos acusadores apuntan a China, culpando a su política monetaria de causar grandes desequilibrios comerciales y de “destruir empleos” en Estados Unidos. Si uno va a Seúl o a Brasilia, oirá quejas sobre las políticas monetarias híper-expansivas de la Reserva Federal de Estados Unidos, que dejan a los mercados emergentes inundados de dinero caliente y aumentan el fantasma de burbujas de activos. Si preguntamos en Berlín, escucharemos un reclamo sobre la falta de probidad fiscal y reformas estructurales en otras partes de Europa o en Estados Unidos.

La culpa, estimado Bruto, no reside ni en nuestras estrellas ni en nosotros mismos. Gracias a la globalización, la culpa es de nuestros socios comerciales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/fG9Tvft/es;