Una reconsideración actual del Congreso de Viena

PARÍS – Hace doscientos años, el 25 de septiembre de 1814, el  zar de Rusia Alejandro I y Federico Guillermo III, el rey de Prusia, fueron recibidos en las puertas de Viena por el emperador austriaco Francisco I. El inicio del Congreso de Viena marcó el comienzo del período de paz más largo que Europa tuvo en siglos. Entonces, ¿por qué el aniversario de este acontecimiento fue casi totalmente ignorado?

En verdad, el Congreso de Viena es visto principalmente como un punto que marca la victoria de las fuerzas reaccionarias de Europa tras la derrota de Napoleón. Sin embargo, teniendo en cuenta la creciente confusión global de hoy en día, por no decir caos, no estaría fuera de lugar sentir una nostalgia romántica “a la Marcel Proust” por el Congreso. Allí, después de todo, se llevó a cabo una reunión que, a través de duras pero exitosas negociaciones, restableció el orden internacional después de los trastornos causados ​​por la Revolución Francesa y las Guerras Napoleónicas. ¿Podríamos aplicar, hoy en día, alguna de las lecciones que dicho congreso nos dejó?

Para responder a esta pregunta, no sólo debemos considerar el Tratado de Viena de 1815, sino que también la Paz de Westfalia de 1648 y el Tratado de Versalles de 1919, ya que cada uno de estos acontecimientos, a su manera, puso fin a un capítulo sangriento de la historia de Europa.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/LvAdMeN/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.