3

La geografía de los valores de Europa

PARÍS – ¿Cómo debería reaccionar Europa ante la reafirmación por parte de Rusia de su tradición imperial y los engañosos métodos y reflejos del pasado soviético? ¿Debería conceder prioridad al “valor de la geografía” o a la “geografía de los valores”?

Quienes optan por lo primero lo hacen en nombre del “realismo energético” a corto plazo, al sostener que reviste importancia decisiva alcanzar un acuerdo con Rusia, porque Europa carece del gas y del petróleo de esquisto de los Estados Unidos. Según ese razonamiento, este último país puede vivir sin Rusia, pero Europa no.

Además, para los realistas el comportamiento desafiante de los Estados Unidos con sus aliados más antiguos y más fieles, reflejado en los recientes escándalos de vigilancia en los que ha estado implicada la Agencia Nacional de Seguridad, ha desacreditado la idea misma de una “comunidad de valores”. Si los Estados Unidos han dejado de respetar los valores que profesan, ¿por qué habría la Unión Europea de perder la buena voluntad del Kremlin en nombre de su observancia?

Semejantes realistas afirman también que, al alinear las posiciones de la UE con las de la OTAN, Europa ha optado imprudentemente por humillar a Rusia, actitud inútil y peligrosa. Ha llegado la hora –dicen– de aplicar una política que concilie el sentido común histórico y geográfico con la necesidad de energía. El futuro de Europa está inexorablemente vinculado con el de Rusia, mientras que los Estados Unidos han dado la espalda a Europa, por desinterés, si no desilusión. La conmemoración de un pasado glorioso –el 70º aniversario del Día D– no puede ocultar el presente menguante: aunque Europa intente diversificar sus recursos energéticos, no puede prescindir de Rusia en el futuro previsible.