0

Obtener malos resultados haciendo el bien

KIEL – La nueva frase de los negocios es “prosperar haciendo el bien”. En otras palabras, emprender responsablemente actividades sociales amplía las ganancias. Por ejemplo, Pepsi incrementa sus rendimientos cambiando a alimentos más sanos y nutritivos.

Sin embargo, en gran parte del mundo, prosperar implica que no se tienen buenas intenciones, especialmente si se trata de los pobres. El suceso reciente que lo ejemplifica es el embrollo en Andhra Pradesh en la India, donde la administración ha tomado medidas para frenar el microfinanciamiento.

El microfinanciamiento se ha convertido en el favorito de los entusiastas del desarrollo. Después de todo, quién podría estar en contra de una actividad que produce historias inspiradoras como la de las mujeres de los celulares en Bangladesh, que salen de la pobreza consiguiendo créditos para comprar teléfonos para después rentarlos por minuto a personas del pueblo.

Se corre el riesgo de exagerar los beneficios del microfinanciamiento –no hay tantos micronegocios exitosos que los pobres puedan emprender con la mera obtención de créditos, puesto que también se necesitan calificaciones y habilidades de gestión. No obstante, los beneficios son reales: si bien no hay mucha evidencia de que los microfinanciamientos pongan a los pobres en el sendero de la riqueza, sí les ayuda a ahorrar, consumir consistentemente, resolver emergencias y expandir sus negocios existentes.