0

¿Amenaza el Islam a la democracia?

¿Es incompatible el Islam con la democracia multicultural? Mucha gente señala el hecho de que pocas sociedades musulmanas son democráticas y concluye que el Islam debe ser inherentemente no democrático. Subrayan la retórica musulmana impregnada de odio hacia Occidente y deducen que los musulmanes no pueden ser buenos ciudadanos de las democracias occidentales.

Gran Bretaña, con aproximadamente 1.6 millones de musulmanes en una población de 58.7 millones de habitantes, ofrece un excelente lugar para poner a prueba esas nociones. Tres cuartas partes de los musulmanes británicos provienen del subcontinente indio, principalmente de las zonas rurales de Pakistán y Bangladesh. Esto es importante porque algunas de sus dificultades para integrarse surgen no de la religión sino de que no están familiarizados con la vida moderna.

Hasta ahora, en la isla sólo ha habido cuatro motines musulmanes, en comparación con los ocho motines relacionados con asuntos raciales protagonizados por los afro-caribeños. Uno de ellos tuvo que ver con la novela Los Versos Satánicos de Salman Rushdie. Los demás se desencadenaron por insensibilidad policiaca y marchas de blancos racistas. Con la excepción calificada del primero, todos los motines fueron locales, relativamente menores y duraron apenas uno o dos días. Así, los musulmanes británicos no han representado un problema significativo de orden público.

Pero la presencia de los musulmanes en la sociedad británica ha planteado otros retos. Uno es el ``choque de prácticas'' que incluye demandas de carne Halal para los escolares musulmanes, vestido musulmán, tiempo para las oraciones, circuncisión femenina, poligamia y matrimonios arreglados. La circuncisión femenina y la poligamia están prohibidas, y los musulmanes lo aceptan.