Las horas más oscuras de la diplomacia

MADRID – En la actualidad, la diplomacia no está gozando de sus mejores tiempos. Muy por el contrario: la resistencia a las soluciones diplomáticas es una característica común a la mayoría de los principales conflictos de hoy en día.

Afganistán seguirá desangrándose hasta que los aliados finalmente reconozcan que solo negociando con los talibanes tienen alguna opción de poner fin a la guerra. Sin embargo, Occidente tendrá también que reconocer que los conflictos con un potente componente cultural y religioso sencillamente no se pueden solucionar por vía militar, lo cual apunta al fin del ostracismo del Islam político: Hamás y Hezbolá, por ejemplo.

Mientras tanto, el imparable impulso de Irán para desarrollar armar nucleares podría terminar convirtiéndose en la mejor demostración del fracaso de la comunidad internacional para atemperar la marea nuclear en la región. El conflicto palestino-israelí sigue siendo la farsa diplomática que ha sido por largos años. Y nada ha atenuado las tensiones entre Israel y tanto Siria como el Líbano.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/8tc0nAo/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.