La denegación de la democracia en Hong Kong

Esta semana marca el aniversario número 15 de la promulgación de la constitución de Hong Kong, la Ley Básica, por el Congreso Nacional del Pueblo de China. Supuestamente, la Ley Básica creó un marco político en armonía con la política de los últimos años de Deng Xiaoping de “un país, dos sistemas”, según la cual el pueblo de Hong Kong se gobernaría con un alto grado de autonomía.

Bajo esta política, se preservarían el sistema capitalista de Hong Kong, el imperio de la ley, y las libertades y el estilo de vida de su pueblo. Establecía un Jefe de Ejecutivo y un Consejo Legislativo, ambos de elección popular. De hecho, aparte de los temas relacionados con la defensa y las relaciones exteriores, Hong Kong iba a mandar en su propia casa.

No obstante, a pesar de prometer el sufragio universal, la Ley Básica restringe el desarrollo democrático durante los primeros diez años tras el traspaso de Hong Kong a China. Como resultado, sólo se permitirá una democracia total en 2007.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/fVXJLdl/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.