Paul Lachine

El drama de la democracia en el teatro del terrorismo

CAMBRIDGE – El presidente George W. Bush era famoso por proclamar la promoción de la democracia como un eje central de la política exterior estadounidense. Esta retórica no le era exclusiva. La mayoría de los presidentes norteamericanos desde Woodrow Wilson hicieron pronunciamientos similares.

De manera que se produjo una diferenciación sorprendente cuando la secretaria de Estado Hillary Clinton prestó testimonio ante el Congreso a comienzos de este año sobre las "tres D" de la política exterior estadounidense -defensa, diplomacia y desarrollo-. La "D" de democracia estuvo manifiestamente ausente, lo que sugirió un cambio de política fundamental del gobierno del presidente Barack Obama.

Tanto Bill Clinton como George W. Bush solían referirse a los beneficios de la democracia para la seguridad. Mencionaban investigación en el área de las ciencias sociales que demostraba que las democracias rara vez se enfrentan entre sí en una guerra. Pero los académicos han comprobado, y manifestado en términos más meticulosos, que las democracias liberales casi nunca se enfrentan entre sí en una guerra. De hecho, podría ser que una cultura constitucional liberal sea más importante que el mero hecho de llevar a cabo elecciones competitivas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/214YPhS/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.