0

La democracia a raya

¿Se está revirtiendo la corriente democrática? Hace poco más de una década, la gente hablaba del fin de la historia, del triunfo definitivo e indisputable del libre mercado y la democracia. Pero la opinión pública en varios países parece estarse volteando contra la democracia, sostiene Bronislaw Geremek, ex ministro de asuntos exteriores de Polonia, quien propone varias opciones para dar marcha atrás a esa tendencia.

Hasta hace poco, ocho de los países que ingresarán a la Unión Europea en mayo de 2004 estaban gobernados por dictaduras totalitarias y esclavizados por otra nación. El regreso de los gobiernos basados en la voluntad de la mayoría de los ciudadanos fue, durante décadas, un sueño inalcanzable en esos países, de la manera en que lo sigue siendo para los ciudadanos de Birmania bajo el gobierno de su junta militar.

Sin duda, la democracia ha alcanzado éxitos en todo el mundo. Asombrosamente, empero, el apoyo a la democracia se está erosionando en casi todas partes. El Pew Global Attitudes Project para 2003 señala los países en los que pocas personas reconocen la importancia de las elecciones: 28% en Jordania, 37% en Rusia, 40% en Indonesia.

Si pudieran escoger entre un gobierno democrático y un líder fuerte, el 70% de los rusos, el 67% de los ucranianos y el 44% de los polacos y los búlgaros optarían por éste último (eso es particularmente común entre la gente con ingresos más bajos). En Latinoamérica, únicamente en Venezuela existe un apoyo a la democracia verdaderamente dominante (79%). En otros países de la región, el apoyo a un líder fuerte es más firme o casi tan firme como el apoyo a la democracia.